lunes, 28 de junio de 2010

Antes de partir a Rusia...


¡Hola gente!

A menos de dos semanas de mi regreso a España, ¡toca actualización!
Después de casi cinco meses viviendo en el báltico, para mí esto es como mi hogar. Es curioso vivir en un país en el que no entiendes el idioma, en el que cientos de personas pasan a tu lado... y nada entiendes. Me he acostumbrado a que los mendigos vengan a mí en las calles, a ver gente rubia por todos lados, letonas con cuerpos de pasarela y aceras en mal estado. Creo que se me hará más que extraño volver a las facilidades: hablar español, llegar a casa y tener el plato puesto, no trabajar, no depender económicamente de mi dinero... Estoy a la espera del cambio, pero sinceramente temo que la vuelta a la normalidad resulte demasiado insípida.

Supongo que en Letonia he aprendido a hacer frente a todo tipo de adversidades, enfrentándome probablemente a una de las culturas europeas más distantes de la española en Europa, un idioma desconocido, temperaturas extremas, nivel de vida más bajo...
Sin embargo para mí todo ha resultado una ventaja. En España jamás podría pagar tan poco por una habitación como la que tengo con una de las mejores vistas de todo el país. Seguramente los turistas que visiten Letonia negarán que sea barato, pero después de 5 meses, creo que estoy en mi derecho de desmentir tal afirmación. Claro, el “turisteo” nunca ha sido barato, pero uno que sabe los trucos de vivir en Letonia, aprende a vivir cómodamente con un gasto bien escaso.

En los países bálticos se tiene en cuenta al estudiante. Presentando el ISIC (tarjeta internacional del estudiante) se pueden conseguir interesantes descuentos en el transporte y tickets para museos. Desconozco el porcentaje exacto, pero en general en Letonia hay muchos más universitarios que en España. Curiosamente aquí no se disfrutan de las becas que en España, y los estudios no son precisamente baratos. Por eso, en la gran mayor parte de los casos, los estudiantes trabajan a media jornada o incluso a jornada completa. Es habitual alargar los estudios hasta los 30 años, edad hasta la cual se trabaja y estudia con poco tiempo para el descanso.

Letonia es un buen país para visitar, estar de Erasmus, pero no para vivir. Las jornadas laborales de 8 horas como máximo establecidas por ley, en gran parte de los casos no se cumplen. Para mí es muy cómodo tener un supermercado que abre hasta las 12 de la noche todos los días (incluidos domingos), pero desde luego para las cajeras no debe ser muy agradable vivir al lado de una caja registradora. En adicción, las pensiones rondan los 150 – 200 euros.

Existen algunas viejecitas por las calles que se dedican a pedir dinero. Por todos los que vivimos aquí, es de sobra bien conocida esa señora de avanzada edad (cada día mejor vestida) que se dedica a cantar canciones de la era soviética enterneciendo el corazón de todos los turistas que pasan a su lado. He de suponer que esa mujer no necesita ningún tipo de pensión. Esa mujer, situada estratégicamente en el lugar por donde más turistas circulan, debe acumular cientos y cientos de lats...

Por otro lado, he de decir que la policía letona es totalmente corrupta. Por muchos es sabido la corrupción que existe en la policía rusa, la cual sin motivo alguno puede llegar a robarte sin más. En Letonia el tema no es tan descarado y por supuesto, no podría imaginarme que un policía me detuviese mañana para sacarme hasta el último lat. En Riga se emplean otros métodos. ¿Por qué hay tanta policía en el centro? La respuesta es clara: la caza del turista. Turista que mea en la calle, turista que paga. Turista que va borracho... ¡cuidado con esto! Creo haber hablado de esto en publicaciones anteriores: ¡no se puede ir solo y borracho por la calle en Riga! Y bien... ya conozco a la primera víctima, se trata de uno de los franceses. Unas copas de más, un poco de alegría en el cuerpo, pasos un tanto descoordinados... ¡Alto! La policía letona le detuvo, pidió su identificación, tomó su cartera, y así como si nada le robó sus 40 lats de la cartera (60 euros).

Pero esto no es todo para los pobres gabachos... A la semana siguiente la policía les volvió a detener, pero esta vez en grupo. El motivo: la bandera letona. Buscado en google “letonia + españoles” se puede encontrar la archiconocida historia de los españoles que estuvieron a punto de ir a la carcel por coger un par de banderas letonas y pisotearlas. ¿Era un mito? Tampoco lo era. Esta vez nuestros vecinos franceses también se enteraron de que en el báltico con la bandera no se juega. Esta costumbre tan sureña de los Erasmus que compran banderas gigantes de tela y las firman en grupo no sienta bien a la policía letona. Uno de los franceses tuvo la desafortunada idea de salir de fiesta con la bandera escrita y firmada. ¡Acabose! La policía lo detuvo inmediatamente. Afortunadamente sus amigos fueron lo suficientemente perspicaces para tomar una foto del agente y evitar robos como el de la semana anterior. Aun con esto, el chico acabó en comisaría explicando que todas esas frases escritas en diferentes idiomas no eran ninguna ofensa a la patria, sino simples recuerdos Erasmus. Apunto estuvo de pagar una multa de 150 euros tras el juicio, de no ser por la defensa de su profesor de derecho letón, que intervino a su favor.

Y... hablando de la bandera, me paro un segundo: ¿Se puede saber qué demonios tiene de especial una bandera? Cuando veo estas aberraciones, me entran ganas (y con perdón) de coger la bandera española y utilizarla como papel higiénico, todo para demostrar que los españoles somos mucho más tolerantes y sabemos distinguir, creo, lo que es un cacho de tela, y lo que es un sentimiento. Tampoco quiero profundizar demasiado con el tema del patriotismo, pues es algo que me saca de quicio. Es decepcionante saber que en casi todos los países la gente es absolutamente patriótica. Se trata de anteponer tu país ante todo... Y yo, que si mal no recuerdo no elegí nacer donde nací, bien orgulloso estoy de donde fui criado, pero nunca entraría en guerra con nadie ni contra nadie...

El mundo en el que vivimos está lleno de lugares fascinantes por conocer y cantidades de culturas diferentes e interesantes. ¿Por qué no abrir en vez de encerrarse? ¿por qué no entender en vez de defender? Si algo he comprendido después de vivir cinco meses entre letones, georgianos, uzbequistanos, americanos, rusos... y un largo etcétera de nacionalidades, lo resumo en la frase: es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Desafortunadamente no todo el mundo quiere o tiene la oportunidad de vivir una experiencia así para poder entender lo que estoy diciendo.

Quizá alguien sienta temor por venir a Letonia después de todo lo que he dicho. En mi experiencia, puedo decir que todos los problemas a los que he aludido son bastante ajenos a mí. Vivo en una burbuja, en el centro de la capital del país... nada es peligroso, nada es excesivamente pobre. Simplemente constato lo que los propios letones me cuentan y la realidad que veo cuando visito las afueras de la ciudad.

En estos momentos estoy a punto de partir desde Tallín hasta Rusia. Creo que en este blog han faltado un par de publicaciones, al menos, para hablar de mi país favorito, Lituania.
Desafortunadamente no tengo los recuerdos tan cercanos como para plasmarlos de la misma forma que se hace “en el momento”. Supongo que Vilnius no es ningún enclave turístico y esa es una de las razones que me llevan a considerarla mi capital favorita del báltico.

Vilnius, es de hecho la ciudad menos turística de las tres capitales bálticas. Los precios allí son considerablemente más barato. Un ticket ordinario de bus en Riga cuesta 1 euro (aunque hay muchas vías para conseguir descuentos). En Vilnius el billete con descuento de estudiante cuesta 0,35 €. Comer en Vilnius (y ya no hablar de cualquier otra ciudad lituana menos importante) en una terraza curiosa en pleno centro puede costarte 4-5 euros.

Vilnius es una ciudad repleta de iglesias. Los lituanos son los más religiosos del báltico y en su mayoría profesan el catolicismo. Si no me equivoco, los lituanos fueron los más reacios a la Unión Soviética, con lo cual la ciudad luce bien diferente, quizá más al estilo de otras ciudades europeas de Centro Europa.
Y hablando de centro... ¿Sabíais que el centro de Europa se encuentra a pocos kilómetros al norte de Vilnius? Sí, yo también creía que andaba por la República Checa...

Y siguiendo con curiosidades... no puedo dejar sin lanzar una pregunta: ¿alguien ha visto alguna vez a la abuela en el McDonals? La abuela estona es super “cool”. Aquí a mi frente y estos momentos tengo a una casi centenaria abuela estona con su pañuelo, chaqueta gris y medias negras comiendose un Mac Menú... jajjajajaj

Y ya entrados en “chorrerías”: ¿Alguien ha comido en los restaurantes medievales del centro de Tallín? Hace poco más de una hora he visto un hombre con guantes intentando cazar insistentemente una paloma blanca. ¿Os imaginais dónde se metió después? Pues sí... en un furgón con el nombre de un restaurante y dos estonas vestidas de “época” dentro partiéndose la “caja”. ¿Se dedican a vender los estones sabrosa carne de paloma callejera? No vayamos a pensar mal...

Y bien... con esta actualización me debo despedir hasta mi última actualización. Tal y como me han sugerido, escribiré en inglés (¡que tiemble la real academia británica!) aunque no olvidaré la publicación en español por no distorsionar los objetivos del blog.

Nos vemos en Rusia.
PD. Con todo lo que he perdido en la conversión de euros a rublos rusos (pasando por coronas estonas), tenía para diez menús lituanos... :( Me explota la cartera de billetes, y ¡no es nada!
Garasho, da da da, ñet!
Spasibo.

Roberto

7 comentarios:

ALEJANDRO dijo...

El Este mola más!!!!! ajajaj verdad, Rober??? jeejej cuelga tú una bandera por algún sitio que ponga "Tito Rober" ejejej.
Anda que...al pobre francés ese lo cogieron bien...madre mía, entre aprovexarse de los efectos de la alcoholemia y la básicamente búsqueda de bronca, que parece que es lo que hacen....
Lo de la paloma tio es normal...si es que hay k aprovexarlo todo ejjeje... dicen que es carnina mu blanda, y que ayuda a crecer ejej, yo la comía muxo de peke ejejej.
Respecto la abuelita burguer...pues no es mala esperanza de vida eh, quizá podamos hacer un estudio comparativo de dietas para vidas longenas!!! ajjaja

Disfruta de la Madre Rusia!!!!

Y hasta la vueltaaaaaa!!!!! ^_~

yo dijo...

hola Rober!! he leido tu blog y he de decirte que lo as hecho genial! yo el año que viene estare en Riga y me ha servido de mucho, enhorabuena.
te he escrito un mensaje para preguntarte otras cosas, contesta cuando puedas. Un saludo!

Anónimo dijo...

Hola Roberto !

Es esmu Romain , your ex-roommate from France !
Tu blog es super pero es dificil para mi de entender todas las palabras, luego, a mi me gusta los dos Rios y las grandes te :)... (shit I have to take some new Spanish lessons)

A little bit disappointed that you didn't mention me :)))

Hope that you had fun in Russia, have a nice return ,

Hasta la proxima

Rober dijo...

Bonjour Romain, comment êtes-vous?
I will improve my french, and in that time i promise u to cross the border from Barcelona and speak fluent french (don´t laugh).

I will write in english a final article about Russia and some different stuff. I will mention your name, don´t worry hahah ;)

Hope all is ok

Rober dijo...

Bonjour Romain, comment êtes-vous?
I will improve my french, and in that time i promise u to cross the border from Barcelona and speak fluent french (don´t laugh).

I will write in english a final article about Russia and some different stuff. I will mention your name, don´t worry hahah ;)

Hope all is ok

Alber dijo...

Que recuerdos me trae leer estas cosas de Riga...sobre todo a mi, que fui el primer Erasmus español (y casi europeo, porque de los europos que conocí, ninguno era Erasmus) en Riga. Tres mesecitos, completamente solo, en la Academia de Arte. La verdad es que me lo pasé bien, vivia en Basteja Bulvaris, tenía la escuela en la calle Aleksandra Caka...hice buenos amigos letones, libaneses, un rollete con una rusa que estaba cañón. Perfeccioné mi ingés a tope, recorrí la ciudad entera. Lo unico es que no pude viajar, porque me recomendaron ni irme a ningún sitio yo solo, por seguridad. Yo puse una pica en Riga, y gracias a mi crónica publicada en Universia mucha gente se animó a ir. Te dejo algo de mi aventura en el post que escribí en mi blog...saludos majo, visu labu!!

http://meteniaquepasarami.blogspot.com.es/2010/09/cruzada-en-el-baltico-o-como-uno-de.html

Anónimo dijo...

He llegado a tu blog por pura casualidad, me ha llamado la atención tus expresiones sobre lo que es para ti la bandera de un país.
Estudia un poco hombre, y lee la historia de España y la de su bandera, te vendrá muy bien para no decir mas payasadas que solo demuestra que eres un ignorante.
La policía de cualquier país te detendrá por hacer gestos que no gusten con su bandera, eso es lo normal, hacerse respetar, pero tu estas acostumbrado a vivir en España donde, impunemente, se puede quemar además de la bandera el retrato del rey, haz algo de esto fuera de España si tienes cojones.